INFECCIONES VAGINALES

La Vaginitis Bacteriana.

Dr. Luis Lombardi

Ginecólogo y Obstetra

A finales del siglo XIX Doderlein identificó la presencia de microorganismos en el ambiente vaginal a quienes denominó bacilos de Doderlein (lactobacilos) en condiciones normales. Estos son los encargados de mantener un ambiente ácido en la vagina lo que no permite un crecimiento de microorganismos que causen enfermedad. Los organismos de la flora no producen ningún síntoma excepto que se altere el ambiente del huésped

Típicamente los organismos que causan enfermedad crecen de manera desproporcionada y se multiplican a diferencia de los organismos que constituyen la flora, cuyo crecimiento y multiplicación son mas ordenados. Adicionalmente los organismos que causan enfermedad tienen la habilidad de penetrar en los tejidos y ocasionar daño mientras que los organismos de la flora no lo hacen.

Hay algunas circunstancias que permiten a los organismos de la flora normal causar enfermedad:

a) Debe existir una alteración en el mecanismo de defensa del organismo.

b) Disrupción de las interacciones ecológicas normales con otros miembros de la flora. Este es el caso de la vaginitis bacteriana. Aquí la dominancia numérica de ciertas especies bacterianas y el número disminuido de lactobacilos, alteran la flora, mas que la adquisición de otros organismos patógenos.

La vaginitis bacteriana es una de las infecciones vaginales más frecuentes. De todas las infecciones vaginales se estima que ésta es la responsable hasta en el 60% de los casos. Le sigue en orden de frecuencia, las infecciones vaginales ocasionadas por hongos y menos frecuentemente las infecciones ocasionadas por Trichomona.

Las quejas de las pacientes que sufren de vaginitis bacteriana van desde la descarga o flujo vaginal con mal olor o bien la paciente no presenta ninguna molestia en especial. Se calcula que por lo menos la mitad de las pacientes que tienen vaginitis bacteriana no reportan ninguna molestia o bien las molestias son mínimas. De igual manera éstas pacientes que no reportan síntomas, tienen el mismo potencial de desarrollar las complicaciones relacionadas con la vaginitis bacteriana.

El crecimiento del epitelio vaginal está estimulado por la presencia del estrógeno, una hormona femenina. Los estrógenos promueven el crecimiento de los lactobacilos. De esa cuenta, en pacientes que están en la época de la menopausia en la cual la producción de estrógenos es escasa, la posibilidad de sufrir infecciones como la vaginitis bacteriana es amplia.

Complicaciones de la Vaginitis Bacteriana:

En la maternidad la vaginitis bacteriana se ha relacionado como factor predisponerte al nacimiento de niños prematuros, bajo peso al nacer, infección del líquido amniótico, infección placentaria, infección pos parto y de heridas operatorias en casos de cirugías.

Dispareunia:

La vaginitis bacteriana es la causa más importante de dolor en la actividad sexual de las parejas.

Enfermedad inflamatoria pélvica:

Si la vaginitis bacteriana no se trata, ésta puede facilitar el ingreso de microorganismos y provocar inflamación a nivel de utero, trompas y ovarios.

El papanicolau, es un examen que se ha utilizado ya por mas de 50 años, que busca tomar una muestra de células del cuello de la matriz (del cerviz), pues es ahí en donde se alojan las células que producen el cáncer de cerviz (una de las causas más importantes de muerte en mujeres en edad reproductiva en Guatemala). Para la toma de ésta muestra es imprescindible que la paciente esté libre de cualquier infección vaginal, pues la presencia de alguna infección interfiere con la adecuada interpretación del examen.

Si usted tiene alguna duda respecto a infecciones vaginales, escriba a:

dr.lombardi@ginecologosdeguatemala.com

1 2 3 4 5
imprimir   
Imprimir este arículo
mandelo por correo electrónico a
Enviar a un amigo

Copyright © Clínica de Especialidades Ginecológicas